Pasar al contenido principal

Invicta FC 18: Noche histórica para México

Alexa Grasso regresa por la puerta grande a Invicta FC, haciendo historia como la primer mexicana en encabezar una cartelera de la promoción más importante del MMA femenil.

No se podía pedir un mejor regreso. 519 días después de su último combate, Alexa Grasso regresará a la acción la noche del viernes 29 de julio para encabezar la cartelera de Invicta FC 18 en Kansas City, Missouri, la cual será transmitida en vivo por UFC Network.

Esta será la primera vez que una peleadora mexicana sea parte de la pelea estelar en una cartelera de Invicta FC, la promoción más importante en las Artes Marciales Mixtas femeniles.

Su rival este viernes será Jodie Esquibel, quien oficialmente sube a las 115 libras en esta contienda. Esquibel, parte del gimnasio JacksonWink MMA y prometida del ex peleador de UFC, Keith Jardine, llegará con una importante motivación.

Esquibel fue seleccionada para formar parte de la temporada 23 de The Ultimate Fighter en los Estados Unidos, perdiendo una controversial decisión ante Ashley Yoder en su pelea para entrar a la casa. Ante Grasso, querrá demostrar que es una verdadera contendiente en su nueva división.

Para Alexa Grasso, el reto será regresar en forma. La originaria de Guadalajara, Jalisco, ciudad donde entrena en el gimnasio Lobo Gym bajo la supervisión de su tío y entrenador, Francisco Grasso, no había pasado más de cinco meses sin pelear.

Cuando Grasso regrese a la acción este viernes, habrán pasado 17 meses de inactividad y las 115 libras, la división más dura del MMA femenil, tiene una cara nueva.

Katja Kankaanpää perdió el cinturón ante Livia Renata Souza, y posteriormente decidió retirarse.

Alexa Grasso tuvo dos oportunidades de retar a Souza, pero lesiones en el hombro la dejaron fuera de estos combates y abría una dura rivalidad ante la brasileña, quien perdería el cinturón ante la actual campeona, Angela Hill.

A las lesiones en el hombro se le sumaría una fractura en la mano, la cual cancelaba a solo días un regreso en marzo de este año ante Stephanie Eggink.

El trabajo no ha cesado durante estos meses, y frente a Jodie Esquibel tendrá un duro reto.

Esquibel, quien ha peleado gran parte de su carrera en 105 libras, cederá 10 centímetros de altura ante Grasso, pero esa diferencia de altura la hace peligrosa.

Ceder regularmente alcance y altura, han hecho de Esquibel una dura peleadora, que busca intercambiar desde un inicio para entrar a la guardia de su oponente, restar ventajas y "ensuciar" la pelea, alentando el ritmo y buscando conectar el cuerpo.

Una ruta a la victoria para Jodie Esquibel será el clinch y la pelea en el piso. En su último combate ante Mizuki Inoue tardó en adaptarse, pero en el tercer asalto pudo completar derribos, pasar la guardia de la mexicana, mantener control lateral e incluso completar una montada completa rumbo al final de la pelea.

Es aquí donde las grandes características del golpeo de Grasso tendrán que brillar.

La mexicana se mantiene ligera en los pies en todo momento, con desplazamientos ordenados y disciplinados. Las combinaciones de Grasso desequilibran, iniciando muchas veces con el recto de derecha en lugar del típico jab. Entrando a la guardia, Grasso explota con ganchos y un mortal uppercut de derecha, para después salir y volver a mantener su distancia.

Un puesto como la siguiente retadora al cinturón de Angela Hill estará en juego en el evento estelar de Invicta FC 18, ¿podrá la mexicana Alexa Grasso regresar en formar y finalmente tener la tan ansiada oportunidad al oro?
 
Fotografías cortesía de Sandra Grattarola.