Pasar al contenido principal

Clima hostil en UFC Uruguay

Momentos tensos en el careo pronostican un sábado lleno de emociones

El pesaje y posterior careo entre los peleadores dejó todo bien claro: no habrá cuartel arriba del Octágono. Será un “sálvese quien pueda” en UFC Uruguay.

El primer momento de tensión se vivió en el cara a cara entre Chris Gutiérrez y Geraldo de Freitas. El Guapo alzó la mano con un colgante y una cruz y fijó la mirada en su rival, gesto que no gustó al brasileño, quien se acercó más, con cara de pocos amigos, hasta que intervino seguridad.

Social Post

El segundo careo en mostrar inquina fue el de Raulian Paiva y Rogerio Bontorin. Los funcionarios de UFC intervinieron y el tema no llegó a mayores, pero fue necesario calmar las aguas luego de un juego de manos peligroso de Paiva. Ambos avisaron que a la hora de pelear no habrá camaradería que valga. 

Social Post

Eduardo Garagorri se llevó una ovación, que fue un adelanto de lo que se viene mañana: tendrá a todo un país a sus espaldas. Humberto Bandenay osó situar su puño a centímetros del rostro del uruguayo, que se lo bajó con poca sutileza. A nadie le gusta que lo provoquen en su propia casa.

Social Post

Mike Perry parecía encararse con Vicente Luque, pero inmediatamente pidió disculpas por un supuesto “tropezón”. Sirvió para relajar un clima que ya venía cargado de tensión. 

Social Post

Pero el relax duró poco: Valentina Shevchenko y Liz Carmouche se enfrentaron con una frialdad absoluta. No se saludaron ni se bajaron la mirada. Fueron ellas mismas: dos peleadoras dominantes que se enfrentan a una amenaza que quiere quiere dañar su legado.

Pasaron las entrevistas, el pesaje y los careos. La única certeza que tenemos es que el sábado habrá mucha violencia en el Antel Arena.

Social Post